Cómo sobrellevar “El Jet Lag”

Topics: tips, jet lag, hotel en bariloche con spa, hoteles en bariloche con spa

jet-lag.jpg

Si Ud. acaba de llegar a San Carlos de Bariloche luego de atravesar varios meridianos, su reloj interno sufrirá modificaciones y su ritmo circadiano necesitará tiempo para adaptarse al nuevo horario, pudiendo padecer algunas molestias. Entre ellas: tendrá sueño en pleno día y por las noches mantendrá un estado de vigilia. Es lo que se denomina habitualmente como Jet Lag.

El jet lag, también conocido como descompensación horaria, disritmia circadiana o síndrome de los husos horarios, es un desequilibrio biológico producido entre el reloj interno de una persona (que marca los periodos de sueño y vigilia) y el nuevo horario que se establece al viajar a largas distancias, a través de varias regiones horarias.

Ese reloj interno que todos tenemos abarca ciclos de 24 horas y 11 minutos, por eso cuando atravesamos varias franjas de la Tierra le estamos añadiendo o restando horas, según la dirección en la que nos desplazamos. La consecuencia más habitual es que sentimos sueño durante el día o no podemos dormir por la noche, pero el jet lag también ocasiona otras incomodidades.

El nivel de intensidad con el que nos afecta este trastorno depende de varios factores. El principal es la cantidad de husos horarios que atravesemos hasta llegar a destino. Cuantos más crucemos, mayores serán los síntomas que padezcamos. Algunos expertos indican que hace falta como mínimo una diferencia de dos horas para sentir las consecuencias, mientras que otros amplían este periodo a cuatro horas.

Otro condicionante importante es la dirección en la que vayamos. Al viajar hacia el oeste el impacto del jet lag será menor que si el trayecto se realiza hacia el este. Esto ocurre porque cuando nos dirigimos hacia el oeste estamos aumentando la jornada para nuestro biorritmo y el cuerpo nota menos la diferencia entre el día y la noche. En tanto si el viaje se realiza hacia el norte o el sur, sin cambiar de región horaria, no habrá inconvenientes en nuestro organismo.

Entre los posibles síntomas provocados por el jet lag se encuentran:

Fatiga; cansancio general (el más común de los síntomas); problemas digestivos: vómitos y diarreas; confusión en la toma de decisiones o al hablar; falta de memoria; Irritabilidad y hasta apatía.

Todo ello desparecerá si se contemplan algunas recomendaciones como llegar al vuelo bien descansado para recuperarse con facilidad y rapidez de las posibles molestias; adaptarse a la zona horaria de destino unos pocos días antes del viaje, modificando la rutina habitual y realizar ejercicios físicos por las mañanas; no ingerir alcohol ni cafeína durante el vuelo (evitando así alteraciones extras al sueño) y sí, por el contrario, beber mucha agua para ayudar a contrarrestar los efectos de la sequedad del ambiente dentro del avión. También es importante no permanecer sentados por muchas horas, por lo que se recomienda pararse y caminar aunque sea unos pasos durante el vuelo, siempre que esté permitido.

Quienes dispongan de más tiempo y recursos, podrán contrarrestar estos efectos del jet lag realizando el viaje en segmentos más pequeños si es demasiado largo y pasar la noche en alguna ciudad o intentar ajustar las horas de sueño en el avión para coincidir con la hora de destino.

Es cierto también que hay pasajeros que pueden necesitar alguna medicación específica para poder sobrellevarlo, como la melatonina (hormona que justamente regula el reloj biológico) pero que como suele tener contraindicaciones requiere de un profesional médico que evaluará si es aconsejable o no, para evitar efectos secundarios. Quienes estén sometidos a tratamientos que requieran la administración de medicación a horarios preestablecidos, deberán considerar la necesidad de modificarlos siempre según prescripción facultativa para compensar la disritmia circadiana.

Una forma útil de reducir al mínimo el desfase horario es adaptarse a la hora local. Asimismo, la exposición a la luz del sol durante el día es eficaz y útil. Y en Bariloche, realizar una caminata a plena luz del sol, se tornará una de las actividades más tentadoras para cualquier visitante porque podrá disfrutar del ejercicio en un paisaje natural de inigualable belleza.

El jet lag es una incomodidad. Sin embargo vale la pena atravesarlo, porque una vez en destino, el relax del entorno elegido, como un placentero día en el Spa de Villa Hunid y el deseo de pasar una estadía confortable, harán que los síntomas desaparezcan en breve. Y en caso de persistir y requerir atención médica, no dude en consultar en recepción para ser derivado a los centros de salud más cercanos.

Roxana Arazi

Suscríbase a nuestro blog

Entradas recientes

banner1
New Call-to-action