Primavera en Bariloche: la estación del amor

Topics: primavera en bariloche, vacaciones en bariloche, turismo en bariloche, bariloche destino romántico, luna de miel en bariloche

Temperaturas agradables; días más largos y numerosas actividades al aire libre

21762336_1696240250400259_1942738335611009890_o

Faltan pocos días para que se produzca el equinoccio de primavera: el momento exacto en el que el Sol se encuentra sobre el mismo plano que el Ecuador terrestre. En el Hemisferio Sur ocurrirá el 22 de Septiembre a las 22:54 hs. Ni un minuto antes, ni un minuto después. Así la naturaleza, este año la primavera tendrá un día menos. Y a pesar de que en Bariloche aún hay pronósticos de intensas nevadas, ya comienza a percibirse.

La primavera en este espléndido lugar del mundo, donde la vegetación forma parte importantísima de esta majestuosa postal que tienta a propios y ajenos, es una de las estaciones más bellas del año.

Los días comienzan poco a poco a ser más largos y las noches entienden – y aceptan sin discusión - que deben acotar su permanencia por unos meses. Antes de las 8 de la mañana la claridad se instala y pasadas las 20 horas, recién allí, tibiamente comienza a apagarse y así, un poquito más cada día, hasta llegar al verano en donde los días parecen eternos.

Primavera en Bariloche es sinónimo de caminatas, tardes a la orilla de ríos y lagos, temperaturas agradables – aunque siempre con el abrigo a mano -, ideales para disfrutar de paisajes que conmueven. Será por algo que es considerada la estación del amor.

A las salidas de a pie o a esas horas de éxtasis a orillas de cualquier espejo de agua, Bariloche le suma, para esta época, otras tantas actividades al aire libre. Cabalgatas, navegación, escalada, mountain bike y muchas otras opciones. (https://blog.villahuinid.com.ar/paseos-y-excursiones-en-san-carlos-de-bariloche-un-recorrido-inagotable )

Siempre es conveniente tener en cuenta que a la nieve le resulta atrapante permanecer más días en estas zonas de montaña. Por ese motivo, es imprescindible, a la hora de planificar el viaje hacia Bariloche, no dejar de incluir en el equipaje ropa de abrigo: campera impermeable, calzado tipo trekking, algún cuello y/o bufanda, pantalones y/o calzas, un sweater y luego sí, remeras, shorts, algún par de sandalias cómodas y por qué no, hasta un traje de baño. Que de hecho, si no se utiliza para tomar sol en alguna playa, servirá para disfrutar en el hotel & spa de Bariloche en el que seguramente han optado por alojarse ( https://blog.villahuinid.com.ar/spas-en-bariloche ).

Aquí la primavera es sinónimo de un verdadero estallido de colores, aromas y capullos que poco a poco se van convirtiendo en magnificas flores, dignas de ser contempladas en su ambiente natural, sin dañarlas. Dicen que quien sabe amar, entiende la diferencia con querer... “Si ves una flor y la cortas, es porque solo la quieres. Si la amas, la dejas en su estado natural...”. Cada quién sabrá cómo respetar a la naturaleza.

Son muchas las especies que florecen en esta época del año en Bariloche: Notros, Sorbus, Aljahabas (más en altura), las famosas retamas con su amarillo/anaranjado intenso, Clematis trepadoras, Rododendros, Narcisos y muchas más. Pero si me permiten una preferencia, hay dos flores que merecen un recuadro especial: las de los Prunus Pissardii (comúnmente denominados ciruelos o cerezos de jardín) y los tulipanes. Realmente es una invitación para detenerse, observarlas y sacarles cientos de fotografías, por la sencillez de sus pétalos y la variedad de sus colores. Las flores del Prunus, son muy pequeñas y las hay en rosa y en blanco. No puedo decidirme por cuál es más bella. El árbol tiene hojas de un púrpura intenso y sus ramas se engalanan con estas flores que deben resistir al viento patagónico para no desaparecer en pocos días. Así y todo, cuando esos pétalos caen al suelo, lo convierten en una alfombra mágica. Y qué decir de los tulipanes? Erguidos, en tonos rojos, amarillos, anaranjados, rosas, blancos, matizados… Parece increíble que una flor tan sencilla y aparentemente frágil pueda embellecer tanto cualquier espacio en donde crezca.

Una muestra de lo que aquí estoy intentando graficar, podrá observarse de maravillas en los cuidadosos jardines de Villa Huinid Hotel & Spa, en los que además, como un plus inesperado, siempre aparecerá alguna familia de Cauquenes, o un par de Badurrias coqueteándose.

En unos días más, cuando las temperaturas ya comiencen a anticipar el verano, muchas otras especies enriquecerán la postal de Bariloche. Y, sin dudas, los rosales serán los protagonistas.

Roxana Arazi

Suscríbase a nuestro blog

Entradas recientes

banner1
New Call-to-action