Restaurante y Hosteria "CASITA Suiza": 57 Años de Trayectoria en Bariloche

Topics: restaurantes en bariloche, casita suiza de bariloche, hosteria la casita bariloche, hosterias en bariloche, restaurantes europeos en bariloche

01

Este 28 de mayo de 2018 se cumplieron 57 años desde el día en que la reconocida “Casita Suiza”, el primer restaurante europeo de San Carlos de Bariloche, abrió sus puertas al público. Un sello la identificó desde siempre: Familia Ardüser. Tres generaciones permitieron su continuidad en el tiempo hasta el 2015, año en que fue vendida a Lucas Comerci y su esposa Consuelo Alfaya, quienes conservan el estilo, la atención y los platos que siempre marcaron su identidad, al tiempo que le han sumado una variedad de propuestas gourmet a base de productos patagónicos.

Casita Suiza, hoy “La Casita”, no es sólo un excelente espacio gastronómico; es además una cálida Hostería de montaña en Bariloche. Céntrica, sencilla y donde cada pasajero que ha sido huésped se lleva el excelente recuerdo de una atención familiar cuidadosa y amable.

La historia comenzó muchos años atrás, cuando en 1913 el jefe de familia, Leonhard Ardüser, de nacionalidad suiza, decidió migrar hacia la Argentina y más precisamente a Bariloche. Sin embargo tuvo que sortear varios intentos fallidos hasta lograrlo. Y ello ocurrió recién en 1946. Ese año la ciudad cordillerana lo recibió ya junto a su esposa y compañera de vida, Gertrud Martha Keller, y de esa unión de amor, la Patagonia recibió cuatro hijos: Dolores, Leonardo, Jorge y Beatriz.

La Casita Suiza fue la coronación de años de trabajo. Previo a cumplir el sueño de la hostería y restaurante en el centro de la ciudad, tiempos en donde las calles aún eran de tierra y la tracción a sangre comenzaba recién a ser desplazada por los primeros vehículos, el matrimonio Ardüser había dado sus primeros pasos en el rubro con una Casa de Té en la zona de Bahía López. Y el solar del que disponían en la calle Quaglia 342, los tentaba a trasladarse al epicentro de la aldea que se iba convirtiendo en destino turístico de la Patagonia Argentina.

El 28 de mayo de 1961 el espacio gastronómico dio inicio a su actividad, ofreciendo almuerzo y cena tabledot (menú fijo) y el té de la tarde que incluía tortas, tartas, masas y sconds elaborados con recetas europeas que marcaban ya una tendencia: Gertrud era quien con sus manos y experiencia hacía de la cocina, un arte. Hasta que Gisela, la esposa del joven Jorge, comenzó también a elaborar la repostería para las meriendas.

En sus inicios, este restaurante de estilo europeo, no sólo atendía a los primeros turistas que arribaban a San Carlos de Bariloche, sino que también implementó lo que fue denominado como un “sistema para pensionistas” que ofrecía el almuerzo durante todo el mes a barilochenses que por diversos motivos se veían obligados o deseaban a comer fuera de sus casas. Hoy podría decirse que fue el inicio del estilo “menú ejecutivo” que se ofrece en gran cantidad de espacios gastronómicos, siempre a un precio menor que los platos a la carta. La historia de la familia Ardüser da cuenta que llegaron a atender hasta treinta personas bajo esa modalidad. Las recetas traídas desde Suiza atraían a los residentes en esta zona cordillerana. Rápidamente la fondue de queso se convirtió en la especialidad de la Casita Suiza. Como hoy, por su receta inalterable y exquisita.

A medida que crecía Casita Suiza como propuesta gastronómica, crecía también la Hostería. Poco a poco comenzaron a levantar las paredes de habitaciones y baños, colocaron las losas para el primer y segundo piso y así, con el trabajo familiar, lo que parecía un sueño inalcanzable se convirtió en realidad.

Pasaron muchos años desde aquel mayo de 1961 y en ese período, tres generaciones Ardüser: primero Leonhard y Gertrud, luego Jorge y Gisela y más tarde y hasta no hace mucho, el hijo de este último matrimonio, Juan Jorge y su esposa Cecilia.

Actualmente, la Hostería “La Casita” - como se la ha renombrado - continúa siendo una acogedora posada de estilo alpino con habitaciones dobles, triples y cuádruples, con baño privado, conexión WiFi gratuita, calefacción, TV LCD por cable, confortables camas y escritorio. Cada mañana se sirve un desayuno buffet completo, que incluye frutas, cereales, mermeladas caseras y bollería artesanal. Ubicada en el lugar de siempre, Quaglia 342, a solo 2 calles del Centro Cívico de Bariloche, a 16 km del Aeropuerto Internacional “Teniente Luis Piedrabuena” y a 18 km del Cerro Catedral, el principal centro de esquí de Sudamérica, la ex Casita Suiza conserva su tradicional fachada en la que se combina la madera y la piedra, elementos típicos de las construcciones de montaña, decorada con arriates de flores.

“Ambientación, sabores y atención excelentes"; “la mejor Fondue de queso de Bariloche" y “nos sentimos como en casa, están en cada detalle”, son apenas algunos de los tantos comentarios plasmados por los huéspedes que reflejan la calidez y calidad con que son atendidos los pasajeros que se hospedan y/o disfrutan de la gastronomía de “la Casita”, aunque siempre se la mencione como “Casita Suiza”. Uno de los íconos de Bariloche!!!

Roxana Arazi

Suscríbase a nuestro blog

Entradas recientes

banner1
New Call-to-action