El Bolsón Tierra de Duendes, Bosques Tallados y Producciones Orgánicas

Topics: vacaciones, viajar, paseos

61011_381702901924816_1767844283_n

Desde el centro de Bariloche, por la calle Onelli o bien Pasaje Gutiérrez, se accede a la Ruta 40 que en 130 km comunica a esta ciudad con El Bolsón, sinónimo de magia, naturaleza agreste y bucólica. Tierra de duendes, de bosques tallados que dejan volar la imaginación como si se estuviese en un cuento de hadas; de artesanos. Tierra de aventuras.

Con una marcada diversidad, El Bolsón se ha transformado, ya no en una comarca del Paralelo 42 solamente, sino en un punto turístico en donde también talla la calidad de servicios e infraestructura en perfecto contacto con la naturaleza.

Rodeado por el río Quemquemtreu por un lado y por el Cerro Piltriquitrón por el otro, este poblado es el más austral de Río Negro, limitando con la provincia de Chubut.

Su microclima especial es óptimo para la producción de frutas finas y lúpulo, ingrediente base para la elaboración de cerveza, lo que ha convertido a la localidad en exportadora de esos productos. Son reconocidos también sus originales dulces de frutos de la zona como: cassis, frambuesa, frutilla, grosellas, moras, boysenberry, sauco y mosqueta por citar solo algunas variedades.

Uno de los paseos característicos es la Feria Artesanal, ubicada en el centro de la ciudad, que alberga a más de 100 habilidosos artistas y artesanos que tallan madera, cueros y metales y encantan con originales tejidos o aromáticas esencias, pero que también ofertan sus producciones gastronómicas, tanto de dulces, como frutas y verduras orgánicas y un abanico de quesos artesanales de sabores increíbles. La Feria puede visitarse los días martes, jueves, sábados y domingos.

Durante el invierno, funciona el Centro de esquí Perito Moreno, ideal para principiantes o para quienes desean disfrutar de un día en la montaña sin demasiada exigencia física.

El Refugio Cajón del Azul es uno de los atractivos emblemáticos para quienes eligen la vida de camping. Dotado de todos los servicios (agua, luz, sanitarios, duchas, despensa), el refugio se encuentra en las alturas pero rodeado de ese espejo de agua maravilloso como es el río que le da su nombre: el río Azul.

También se pueden recorrer chacras de producciones orgánicas y degustar platos típicos de la gastronomía regional en restaurantes de montaña como en establecimientos aggiornados al ritmo del crecimiento de la ciudad. Dispone de muy buena hotelería y excursiones para realizar de a pie, en vehículos, pero principalmente de a caballo, porque las cabalgatas son parte de la idiosincrasia del lugar.

Quienes arriben a El Bolsón no pueden dejar de conocer el río Manso y su afluente el río Foyel, escenarios ideales para buscadores de emociones. Es en estos espejos de agua donde la práctica del rafting invita a disfrutar de los rápidos naturales, a través de estrechos cañones rodeados de vegetación exuberante.

Sus actividades y propuestas no se agotan acá. Es también en El Bolsón donde anualmente se realizan la Fiesta Nacional del Lúpulo, que concentra a turistas y residentes durante una semana en época estival, y en la que se ofrecen variedad de cervezas y productos gastronómicos, conferencias y espectáculos musicales con la participación de artistas de todos los géneros, y el Festival de Jazz, con presentaciones de artistas locales, nacionales e internacionales.

Sin dudas, más allá de las propias experiencias que ofrece la naturaleza misma en conjunción con lo que ha planificado el hombre, al llegar a cada lugar es interesante tomar contacto con su historia, permitiéndose así ricos intercambios de experiencias entre distintas culturas, que permiten obtener visiones más amplias de las particularidades de cada ser humano. Después de todo, el conocimiento no tiene límites. Y las experiencias humanas ofrecen una diversidad de inagotables oportunidades.

  • CONSULTE EN RECEPCION DE VILLA HUINID, EXCURSIONES DISPONIBLES.

Roxana Arazi

Suscríbase a nuestro blog

Entradas recientes

banner1
New Call-to-action